Un espacio dedicado a la literatura, las artes y temas de actualidad que puedan interesarle a todo el que piense y quiera un mundo mejor.

¿Régimen o gobierno?

21.04.14 | por Humberto Seijas Pittaluga [mail] | Categorías: Política, Colaboradores, Venezuela, Opinión, Humberto Seijas Pittaluga

Hacía tiempo que no recibía correos amenazantes. Con cierta regularidad, me llegan algunos que intentan ofenderme, me recuerdan a mi mamá o me hacen saber disconformidades con el tema que enfoqué. Pero los que recibo para felicitarme, estar de acuerdo con lo que digo y exhortarme a continuar con un estilo pugnaz, por ser muchos más, neutralizan y arropan a esos que buscan descorazonarme y que abandone la temática que acometo desde 1999: la oposición razonada pero sarcástica a lo que sufrimos los venezolanos en razón del grupo mínimamente ilustrado y poco eficiente —pero muy sectario, pugnaz y fanático— que manda actualmente. Lo comento porque la semana pasada reiniciaron las amenazas descaradas en mi contra. Desde dos buzones diferentes, pero con idéntico estilo, me intentaron intimidar por el empleo que yo hago de una palabra —“régimen”— que utilizo para referirme al grupo que desgobierna en Venezuela. Pienso que hay una desproporción de la relación causa-efecto entre lo que yo digo y los intentos de bravata que recibí. Pero, que quede claro, no van a lograr pararme. Aunque reconozco que sería insensato de mi parte no actuar para desviar las amenazas. La primera será tratar de explicar por aquí los términos que aparecen en el título.

Empleo “régimen” porque, sinceramente, no creo que Venezuela tenga un “gobierno”. ¿Qué son sutilezas de mi parte? Probablemente no. Un viejo profesor nos explicaba alguna vez que, en pureza de verdad, no existen los sinónimos. Y lo ejemplificaba diciendo que todas las damas son mujeres, pero que no todas las mujeres son damas. Que para ser una de estas últimas, la fémina debía ser reconocida por su distinción y excelentes modales. O sea, y ahora el ejemplo es mío, Iris Varela jamás será una de estas. Y cuidado si, por lo que dice el DRAE, no llega ni a señora, porque este la tipifica como “persona respetable…” De igual manera, y aunque tengan casi los mismos ingredientes, una “bouillabaisse” y un hervido de pescado no son lo mismo. O que un Luis Giusti y un Rafael Ramírez sean iguales en honorabilidad y ética funcionarial aunque ambos sean ingenieros y tengan experiencia en petróleo.

Aquí hay una gente que manda —que “desmanda”, sería mejor—, pero “mandar” nunca es lo mismo que “gobernar”. Y vayamos al mataburros otra vez. “Gobernar”, según la segunda acepción, es: “Dirigir un país o una colectividad política”. Pero esta gente no dirige; son ellos los dirigidos. Por una parte, son prisioneros de su populismo; no pueden hacer lo que le conviene a la nación como un todo sino lo que le exige el populacho que tienen como clientela y que ellos confunden con pueblo. Por la otra, son fieles subalternos de la gerontocracia cubana; sus actuaciones son para que les sirvan de provecho a Cuba, no a Venezuela.

“Régimen” le cabe mejor porque lo que sí que hacen con frecuencia es tratar de regimentar a la población. Y no podía ser de otra manera con una gente que piensa en “unidades de batalla”, “comandos”, “paso de vencedores” y demás zarandajadas impuestas por la logia militar que comenzó el desmadre nacional con sus levantamientos en el año 92. Y, hablando de esas cosas, permítanme una digresión: una de las cantinelas que emplean frecuentemente es “rodilla en tierra, fusil al hombro”. ¿Habráse visto u oído contrasentido mayor? Si te pones “rodilla en tierra” es para poder apuntar el fusil con mayor precisión, no para ponértelo en posición de transporte. Esas cosas pasan por poner a funcionar la lengua sin antes haber engranado el cerebro… Pero regresemos a la materia de hoy.

Leyes, decretos y resoluciones sacan todos los días para tratar de imponérnoslos y, así, reducir las libertades y derechos que nos autoriza la Constitución. Tales documentos, que llenan todos los requisitos para ser tipificados como ukases —porque tienden a ser injustos, arbitrarios y tajantes— siempre son por el mero afán de demostrar que ellos son los que mandan, no para el logro del bien común. Y con un añadido: en los decretos siempre aparecen artículos que imponen penas corporales. Cosa que viola la “reserva legal”, ya que las penas solo pueden ser tipificadas en leyes sancionadas por el órgano legislativo, no por el ejecutivo. Pero ni este ni la más alta instancia del judicial —me choca llamar por su nombre a esa cosa tan injusta y parcializada que emite sentencias sin apegarse a la ley ni la filosofía jurídica— han dicho una sola palabra. ¡Claro, son caimanes del mismo pozo!

Creo que con estas explicaciones le quedan más claros los conceptos a los aspirantes imperfectos a perdonavidas, personas que presumen de lo que no son y que amenazan pero no se dejan ver las caras. Espero que este escrito les sirva para comprobar que siempre trato de emplear las palabras que mejor se avienen a la circunstancia, no lo que a eso que han dado el llamar “political correctness” exige. Ellos verán que han de hacer ahora. En todo caso, yo no pienso cambiar un ápice mi forma de pensar, de escribir ni de actuar. Ya lo saben…

Humbero Seijas Pittaluga:

  • General retirado de la Guardia Nacional, sirvió en ella 30 años.
  • Después de retirado, formó parte del Gobierno de Carabobo durante 15 años.
  • Gobernador de Carabobo, encargado, por 5 meses en 1998.
  • Graduado y posgraduado universitario; dos de los posgrados fueron hechos en los Estados Unidos.
  • Habla, lee y escribe en inglés e italiano.
  • Fue docente en institutos de educación superior por más de 25 años.
  • Desde 1986 es escritor de artículos de opinión. Sus opiniones han aparecido, sucesivamente, en "El Carabobeño", “El Nacional” y “Notitarde.
  • Algunos de sus ensayos y artículos aparecen publicados en dos libros: “Contrapunto” y “Glosomanía”.
  • Desde 1988 y hasta 2011 fue miembro del Consejo Superior de la Universidad Tecnológica del Centro.

 

Etiquetas: ,

Wishful thinking

21.04.14 | por Alberto Lossada Sardi [mail] | Categorías: Política, Colaboradores, Alberto Lossada Sardi, Venezuela, Opinión

El inglés es un idioma eminentemente práctico. No está sujeto a academias ni a normas rígidas que, antes que la “pureza del idioma”, buscan su adaptación a las realidades que van surgiendo. Un ejemplo sería “jet lag”, sin traducción exacta al castellano, o el mismo “to jet”, el hecho de viajar en un vehículo impulsado por una turbina tipo jet, o quizás, “to deplane”, descender y salir de un vehículo aéreo. A ese grupo correspondería “wishful thinking”, que muchos traducirían como “ilusionarse” o “ilusión”, pero que va muchísimo más allá de eso, pues en inglés implica una cierta creencia en la inminencia de que acontezca el hecho al que se refiere.
Somos un país de “wishful thinkers” abúlicos que nada hacen por participar en las protestas, guarimbas, etcétera, pero firmemente convencidos de que el régimen cae por su propio peso (cómo es eso ni ellos lo entienden). No perdemos un minuto en aceptar un contrato o negocio con el régimen y somos los primeros en criticar a otro que lo haga. Nadie, y lo comentan a voz en cuello, entiende cómo es posible que un hatajo de ineptos, como el tren ejecutivo del país, siga en el poder 15 años después sin haber caído. Muy sencillo; fuera de los estudiantes, nos sobran dedos si contamos con los dedos de las manos a quienes en verdad hacen algo por ello.
Somos un país de “wishful thinkers” incrédulos, pero en el peor de los casos. Solo en este país –antes que nada, que funcione aquí- el G2 (DGI) cubano nos pasa un strike con una “durmiente” cubana (para quien no lo sabe, un “durmiente”, o “topo”, es alguien debidamente entrenado por los cubanos -en nuestro caso y a varios niveles diferentes- que es “despertado” –llamado a cumplir su misión- en el momento en que se necesita. El tal “durmiente” ha podido pasar 30 años o algunos meses como tal hasta el momento de “justificar la inversión”) en plena vista de todos y, especialmente de los “expertos en política cubana y, encima, niegan que eso haya pasado (¿recuerdan la frasecita: “¿tú crees? Yo, no, vale” y todo lo dicho pasó. Los chavistas no engañaron a nadie -salvo a los que quisieron ser engañados- y cumplieron todo lo no deseable ofrecido).
Somos un país de “wishful thinkers” que estamos convencidos que nada malo nos ha de pasar -¡hasta que pasa!. A mí no me van a quitar nada, al otro sí, pero no me muevo por él porque él tampoco lo haría por mí; que resuelva su rollo él… Y, ¡sorpresa!, nos quitan algo y vamos de puerta en puerta (la misma que mantuvimos cerrada) pidiendo que la abran y nos ayuden con ¡tamaña injusticia! O nos buscan como testaferros, aceptamos, y, cuando estalla el paquete y quedamos solitos con el asa en la mano, empezamos a denostar de los chavistas por ladrones, deshonestos y corruptos. Y tú que eres tan honesto, ¿qué hacías ahí? Igual cuando te crees más vivo que los demás y te dejan desnudo en la calle, ¿no eras más vivo que ellos? Pero el pagador eres tú…
Somos un país de “wishful thinkers”, porque después de haber oído todas las opiniones en contra de un diálogo con vendepatrias y represores, con claras explicaciones de por qué oponerse, volvemos a caer en las manos de los que nos engañan y nos asombra que, inmediatamente después de la salida del diálogo, nos repriman y con reforzados bríos; así como que no se negocie nada, no se llegue a acuerdos, como debidamente fue anunciado por el régimen, una “Crónica de una muerte anunciada” que precedió, muy brevemente, el mutis de García Márquez y que a nadie sorprenda que se “acepte” un “nuevo Plan Patria Segura”, con el addendum de que se necesitará permiso para cualquier protesta, y la “oposición” ¡lo acepta!.
Somos un país de “wishful thinkers” porque no queremos comprender que la indoctrinación de 15 años en la FAN ha llegado al punto de que, preguntado un “clase”, respondió que su misión es “defender al gobierno”, NO al pueblo, ¿y la “oposición” a qué se ha dedicado todo este tiempo? A buscar curules, alcaldías, etc. ¿Oposición? Y lo más genial: quienes dan la cara en las guarimbas son los estudiantes. ¿Invitaron a alguno al tan mentado “diálogo”? Es decir que las decisiones de cierta importancia (el pueblo ha comenzado a abrir los ojos) las toman la MUD y los políticos de turno, pero quien pone la carne de cañón ni siquiera es consultado… ¡Tremenda democracia por parte de la MUD!
Hace pocos años advertí a un alto ejecutivo de una empresa multinacional que sería expropiada la empresa. ¿Respuesta?: “No, vale, yo no creo; además, me reúno con todos ellos con mucha frecuencia y tú no eres parte de ese mundo empresarial”. ¿Realidad?: Fue expropiado cuando y como le dije; lo agarraron desprevenido y la tal expropiación le costó el cargo. Por allí anda, dando vueltas, tratando de conseguir un contratico, o un negocito con los chavomaduristas. Sencillamente, ¡no aprenden! A la vuelta de la tortilla utilizarán los pocos contactos que acepten reunirse con crápulas…
¡SE HARTA UNO!

Alberto Lossada SardiAlberto Lossada Sardi, diplomático y escritor, nació en Caracas en 1950, en el seno de una familia de diplomáticos e intelectuales. Como diplomático ha servido en Estados Unidos, la Unión Soviética, Portugal, Ecuador, Nicaragua, Libia y Francia. Su más reciente cargo fue el de Ministro-Consejero Encargado de Negocios en Portugal. También ha ejercido varias funciones en el Servicio Interno del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Etiquetas: ,

Los Estudiantes

19.04.14 | por Eduardo Casanova [mail] | Categorías: Política, Venezuela, Opinión, Historia

La tradición de estudiantes en política en Venezuela es larga y noble. Fue épica en la batalla de La Victoria, cuando José Félix Ribas, con un puñado de jóvenes reclutados en el Seminario y la Universidad de Caracas, venció a las fuerzas del bárbaro Boves el 14 de febrero de 1814. Fue burlesca cuando la “Delpinada” un “acto cultural” organizado por unos jóvenes, la noche del 3 de abril de 1885, a imitación de los homenajes que los adulantes hacían a Guzmán Blanco, “homenajearon” a un modesto poeta con fama de loco, que había escrito textos disparatados como aquel que decía “Pájaro que vas volando / montado en tu rama verde / pasó el cazador, matote / más te valiera estar duerme”. Fue una demostración clara de repudio a la política personalista y autocrática de Guzmán. También fueron los estudiantes los que protagonizaron la reacción contra Guzmán Blanco, no solo al abuchearlo, sino al tumbar sus estatuas. Igualmente Joaquín Crespo debió soportar en una oportunidad una feroz silbatina de los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela. Otro incidente estudiantil fue el de la parodia de Congreso, a comienzos de 1892, en pleno pleito del “continuismo,” cuando el parlamento debió mudarse a San Francisco porque el edificio guzmancista del Congreso, hecho a toda carrera, amenazaba con caer encima de las augustas cabezas de los senadores y diputados. Los estudiantes, antes de que se instalaran los congresantes, imitaron sus usos y costumbres y casi causaron una estampida de políticos. Asimismo Cipriano Castro fue víctima de los estudiantes universitarios cuando organizaron una burla a las proezas militares del Cabito, llamada la “Sacrada” en honor a un pintoresco libanés, vendedor ambulante llegado a Venezuela en 1888, llamado Alfonso Sacre, y que un tanto trastornado y mitómano, solía contar sus proezas militares, ubicándose como héroe en muchas de las batallas de las que había oído hablar en sus viajes por Carabobo o Yaracuy o Lara. Hacia fines de octubre de 1900 se constituyó la “Sociedad de Glorias del General Sacre,” formada íntegramente por estudiantes universitarios. Tanto Castro como Gómez veían con absoluta desconfianza aquel mundo de jóvenes intelectuales que consideraban revoltosos. Castro había pasado por un seminario, en Pamplona y Gómez no tuvo educación media ni superior de ninguna especie, y en cambio ambos transcurrieron buena parte de sus vidas en acciones de montoneras armadas, que eran lo contrario a la vida universitaria. Es un hecho que la actitud abierta o veladamente antiuniversitaria de los dos caudillos es una de las causas fundamentales de que la Universidad Central de Venezuela se transformara, a partir de 1928, en uno de los ejes esenciales de la vida política, intelectual y social del país durante medio siglo. Y, desde luego, hasta el 2014, la acción estudiantil más notables fue la de hoy llamada Generación del 28, contra el dictador Juan Vicente Gómez, que literalmente alzaron sus voces durante el carnaval del 28, lo que generó la prisión breve pero terrible, de más de 200 universitarios. Luego vendría el alzamiento de los jóvenes oficiales del ejército, que generó una nueva prisión colectiva, la toma de Curazao y el intento fallido de invasión del “Falke,” en donde se mezclaron caudillos que representaban el pasado y estudiantes del 28 que ya eran el porvenir. De aquello salió un núcleo de líderes, como Jóvito Villalba, Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Isaac J. Pardo, Miguel Otero Silva, etcétera, que en cierta forma dominarán el panorama político venezolano hasta cerca del final del siglo XX. En 1958 serán también los estudiantes protagonistas de la acción contra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Y en la década de 1960 muchos estudiantes participarán en la lucha armada contra la democracia, que fue un craso error.
Pero ninguna de esas “gestas” tiene la importancia de lo que estamos viviendo en el año 2014. Los estudiantes de hoy son el verdadero porvenir del país en más de un sentido. Se han enfrentado con valentía y honor a la barbarie que desgobierna al país. Y con toda seguridad triunfarán y rescatarán a Venezuela, que es algo que en realidad no logró ninguno de los grupos estudiantiles que actuaron antes. Los de La Victoria frenaron a Boves, pero fueron los mayores, Bolívar y compañía, los que derrotaron a los españoles, a los realistas. Y las otras acciones no llegaron en realidad a nada. Ni siquiera la de los del 28, puesto que Gómez gobernó hasta el día de su muerte, que fue en diciembre de 1935. Los que estuvieron más cerca fueron los del 58, cuya acción motivó finalmente a la sociedad a presionar a los militares, que tumbaron a Pérez Jiménez. Pronto veremos que los del 14 harán lo mismo que los del 58, pero llegarán un paso más arriba, porque su valentía, su honestidad, obligará a la sociedad a asumir lo que no ha sabido asumir desde el 58: la lucha frontal y victoriosa contra la corrupción. Que es la causa efectiva de todos los males que padece Venezuela.

Eduardo Casanova (1939). Nació en Caracas.Vivió durante varios años en Argentina y Dinamarca. Colaborador en las revistas Imagen, Revista Nacional de Cultura... - Extraído del Diccionario General de la Literatura Venezolana, Universidad de Los Andes, Mérida, Venezuela, 1982.




Etiquetas: ,

Siempre hay un final

17.04.14 | por Alberto Lossada Sardi [mail] | Categorías: Política, Colaboradores, Alberto Lossada Sardi, Venezuela, Opinión

Por más que trato y trato, me resulta poco menos que imposible ver una solución al conflicto que vivimos. Ni la experiencia adquirida como analista político ni el sentido común permiten calibrar –con un margen razonable-, el desarrollo de las cosas.

A lo largo de casi cuarenta años saber hacia dónde mirar en lugar de a quien ver fue un recurso bastante satisfactorio, hasta llegar al “proceso” venezolano, el cual se ocupó de romper todos los moldes pre-existentes y cuyas primeras (y únicas, supongo) normas son, sencillamente: art. 1°: No hay lógica; art. 2°: Todas las normas existentes quedan abolidas por el poder popular; y art. 3°: Los casos se resolverán a criterio del funcionario de turno y no necesariamente por orden de llegada.

El país se encuentra dividido en tres (muchos hablan de mitades o polarización; yo veo tres): 1.- El chavismo duro. La gente que, independentemente de razones, apoya –y apoyarán ad eternum- al chavismo por las razones más disímiles existentes: mendrugos repartidos, regalos en metálico, apartamentos (independientemente de su calidad) y una inmensidad de cosas baladíes pero que llenan de autoestima a quien los recibe y un lote de hampones a quienes se le ha concedido impunidad. Estos son los milicianos, los colectivos, los paramilitares y los que dan la cara en los encuentros violentos.

2.- Una oposición complaciente, blanda, dúctil con los ukases del régimen y cuyos silencios son de gran utilidad para quienes gobiernan pues le otorgan la “legitimidad” que, de otra manera, no tendrían. Esta es la oposición que propicia el diálogo (¿con quién y de qué?) con quienes han entregado el país a una potencia extranjera invasora y que caen en las jugarretas del G2 (DGI, si vamos a ser claros) y en las políticas cubanas que, poco a poco, se han apropiado del país (¿cómo se acepta una tarjeta de racionamiento si no es con el silencio cómplice de una parte de la oposición?). Sus prebendas incluyen curules, viajes, cierta libertad en su actividad política a cambio de su silencio total frente a las decisiones del régimen y/o los cubanos. Sus llamados son a la “convivencia”, a la “hermandad entre venezolanos” (eso sí, quien sacrifica intereses es siempre la parte de la oposición), a la “salida democrática”, a la no violencia (¿cómo hará alguien para no recurrir a la violencia cuando le matan un hijo?) y, encima, son intolerantes con las críticas, al punto de exigir un reconocimiento de lo maravilloso de su actuación, como es convocar a marchitas inanes sin ton ni son y sin resultados algunos…Aquí se incluirían, también, la gran cantidad de abúlicos, jugadores a ganador y apáticos que siempre han sido una mayoría en el país…

3.- Una oposición dura, totalmente cerrada y cuyo objetivo es la salida del régimen a cualquier costo tras 15 años de no ver una sola propuesta seria de la “otra” oposición. Es esta la oposición de las guarimbas, la única que ha causado preocupación en las filas del régimen. Dicen sus dirigentes; “claro que habrá muertos; si Bolívar no los hubiera tenido seríamos españoles hoy”. Son estos los llamados “radicales”, los únicos que tienen resultados que mostrar de su actuación, para pavor de la otra oposición que cree que saldrá del régimen con bailoterapia, espectáculos musicales y desfiles de modas (me recuerdan a quien entró a una armería a comprar una pistola “para herir a un intruso. No quiero matarlo…” Sin imaginar que el herido, después de la cura, vendrá a buscarlo y no a “herirlo y no matarlo”)

Lamentablemente, hemos llegado, por x o por y, a un punto en que paños tibios ni siquiera calman. Poner la otra mejilla, dar lecciones de democracia a la canalla más ignorante e incapaz que ha habido en nuestra historia (ni los llaneros de Boves ni los clases de Zamora), organizar marchas que asusten al régimen por su cantidad de asistentes, pedirle la renuncia a Maduro son cosas propias de quien no ha entendido dónde estamos parados ni el país en que vive y tienen tanta posibilidad de éxito como leerle el Bhagavad Gita a los prisioneros de alta seguridad de Tocuyito.

Sin embargo, siempre hay una salida:

1: Continuar con el PSUV y empezar, lentamente a emigrar. Lo más probable es que, de aquí a dos o tres meses, ya no haya ni qué comer ni bien alguno de consumo.

2: Caer en manos de la oposición blanda, en la cual, ante su inutilidad, nos llevará, nuevamente, a las manos del PSUV con las consecuencias arriba señaladas, y

3: Dar una oportunidad a la oposición dura. Peor que lo actual no lo podrán hacer, y, hasta ahora, han sido los únicos que, en algo, han puesto en jaque al régimen

Evidentemente, en nada he sido objetivo. Defiendo mi preferencia porque me estoy “jugando a Rosalinda”, y es que no creo en quien me diga que, en este caso, es objetivo. Somos los personajes del drama y ninguno puede quedar sin su propia opinión.

Dejado solo y en paz, el régimen caería solo, sin necesidad ni de un empujoncito, pero cada vez que ha estado en esas condiciones, la oposición blanda acude en su ayuda para, con declaraciones u omisiones de estas, ayudarlo a sostenerse –me imagino que por su cuota de poder.

La oposición dura, cada vez que ha estado a punto de dar el puntillazo al régimen, ha encontrado alguna injerencia de la oposición blanda que le impide “culminar la faena”.

O vamos buscando el momento adecuado y se toma la decisión de dar el puntillazo, o tendremos PSUV mientras haya algo que comer.

De resto, corremos el riesgo de ir a la armería a comprar la pistola para herir a un enemigo que es más peligroso en esas condiciones…

Alberto Lossada SardiAlberto Lossada Sardi, diplomático y escritor, nació en Caracas en 1950, en el seno de una familia de diplomáticos e intelectuales. Como diplomático ha servido en Estados Unidos, la Unión Soviética, Portugal, Ecuador, Nicaragua, Libia y Francia. Su más reciente cargo fue el de Ministro-Consejero Encargado de Negocios en Portugal. También ha ejercido varias funciones en el Servicio Interno del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Etiquetas: ,

El terrorista que vino del frío

16.04.14 | por Jesús Elorza [mail] | Categorías: Política, Colaboradores, Venezuela, Opinión, Economía, Jesús Elorza

Las principales agencias de inteligencia en la lucha contra el terrorismo, decidieron reunirse de emergencia para tratar los reiterados anuncios provenientes de un país tercermundista, señalando la captura de terroristas de diferentes nacionalidades. El representante de la agencia ASIS de Australia manifestaba no entender qué estaba pasando y el por qué se había escogido como centro de operaciones a una ciudad de Venezuela. Esta preocupación, era compartida por la agencia RAW de la India, la DGSE de Francia, la BND de Alemania, la MSS China y el MOSSAD de Israel.

Por su parte el MI-6 ingles y la CIA norteamericana profundizaban su análisis, señalando, que también resultaba incomprensible que los anuncios sobre la captura de terroristas, los hacía una persona, que aparecía en la base de datos, con vinculaciones sirio-libanesas. Es más, su padre, es desde hace mucho tiempo, el representante del partido de Saddam Hussein para Latinoamérica. El expediente, contiene todo el recorrido del camino de la violencia de este personaje, desde su desempeño como estudiante en una universidad de los andes venezolanos. Allí, concentró sus esfuerzos en una organización llamada “Utopía” pero a diferencia de Tomas Moro, concentró sus actividades en la violencia contra el sistema democrático y en el establecimiento de vínculos orgánicos con el hermano del presidente Chávez y toda la red clandestina del MBR. Su paso por la presidencia de la Federación de Centros Universitarios le permitió tener un control absoluto de las residencias estudiantiles, elemento fundamental en la captación de jóvenes para incorporarlos al proceso revolucionario.
Con la llegada al poder del presidente Chávez, el personaje en referencia, se desplazó por distintas instancias del poder: Jefe de la Misión Identidad, miembro de la Asamblea Nacional de Venezuela por el estado Mérida, viceministro de Seguridad Ciudadana, ministro de Relaciones Interiores, candidato a gobernador y vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela. En todos esos cargos, amplió sus redes con los movimientos armados de Siria, Irán y en particular con las milicias del Hezbollah.

Ahora, aparece como un luchador anti-terrorista y presenta a un grupo de personas capturadas, según su versión, en las acciones golpistas contra el gobierno nacional. En cadena de radio y televisión, presenta a un terrorista árabe del medio oriente, a un chino y a un criollito. Al primero de ellos, lo capturaron infraganti en una acción de dañar un semáforo para impedir el transito y además con un equipo sofisticado de comunicaciones. El segundo, fue capturado con un arsenal de armas de guerra y fue acusado de ser el francotirador responsable de la muerte de un guardia. El criollito, fue capturado con ¡¡¡100toneladas de explosivos!!! record mundial en materia de terrorismo.

Los comandantes de las agencias de inteligencia no podían creer lo que acababan de escuchar. ¿What is this? ¿ What mean criollito? ¿ What types of explosives were these 100 tons?.... Tranquilos, dijeron el norteamericano y el inglés. Nosotros enviamos a nuestros mejores agentes James Bond y John Edgar Hoover para que investigaran la situación.

El informe presentado, nos revela que, todo lo actuado por el siniestro personaje, esta enmarcado en una operación de contra inteligencia. Buscó, a tres chivos expiatorios para culparlos y tapar así toda su política de criminalizar las protestas sociales que se están llevando a cabo en todo el territorio nacional. Copió de Goebbels, esa vieja afirmación “Una mentira repetida mil veces se transforma en verdad”. Pero, resultó ser que la mentira se transformó en chiste, cuando se supo la verdad de los hechos. El árabe del medio oriente no era del sur-oeste asiático sino de Margarita y el equipo de comunicaciones eran teléfonos celulares que el mismo vendía en su negocio. El armamento capturado al chino resulto ser para los combates de “Paint Ball” es decir juguetes de aire comprimido y no armas de guerra. Las toneladas de explosivos capturadas al terrorista criollo eran salta pericos, cebollitas y luces de bengala… las carcajadas inundaron el salón de reunión... That man is crazy fue la expresión de todos.

James Bond, para terminar parafraseo el titulo de la novela de John le Carré y expresó que esta comiquita del gobernador pudiera titularse “El terrorista que vino del frío “a ser el hazmerreír de los aragueños.

Jesús ElorzaJesús Elorza (Jesús Leopoldo Elorza Garrido, n. en San Felipe, Yaracuy, el 22/02/1947), Profesor de Educación Física, Pedagógico de Caracas 1970, Master en Administración – Universidad de Toledo. Ohio 1981, Post-Grado en Ciencias Políticas – Universidad Simón Bolívar 1988. 1990, Título de Locutor – Universidad Central de Venezuela 1996. Doctorado Honoris Causa Universidad Pedagógica Experimental Libertador 2006. Profesor en diversos institutos, tano a nivel secundario como Universitario, en pre y postgrado. Diputado al Congreso de la República 1993-1998-Vicepresidente de la Comisión de Deportes y Recreación Presidente de la Comisión Permanente de Juventud Deporte y Recreación de la Cámara de Diputados 1997 – 1998. Miembro DIRECCION NACIONAL IZQUIERDA DEMOCRATICA 2003-2006,. Secretario general Izquierda Democrática Aragua 2003, 2004, 2005,2006. Director político Un Nuevo Tiempo Aragua 2007. Ha recibido numerosas condecoraciones y distinciones. Articulista de los diarios nacionales: Meridiano, Tal Cual, Universal y El Nacional, así como en los diarios regionales: Periodiquito, Yaracuyano, Carabobeño, Frontera, Antorcha, y en la revista Espacio Abierto, y en las revistas digitales “Ideas para el Cambio”-Chile, Analitica.com- Guanipa Noticias- Hoy en Aragua- Primicias 24- Noticias Venezuela. Llanero Digital. Noticiero Digital y Primicias 24 y Palo Negro en Accion.

Etiquetas: ,

Páginas: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 ... 193 >>

Publicidad

Buscar

Contenido

powered by b2evolution free blog software