Un espacio dedicado a la literatura, las artes y temas de actualidad que puedan interesarle a todo el que piense y quiera un mundo mejor.

El Agachadito

13.12.09 | por Eduardo Casanova [mail] | Categorías: Opinión, Ideas, Política, Semblanzas, Extractos, Historia, Venezuela, Libros, Literatura

El Paraíso Burlado

(Venezuela desde 1498 hasta 2008)

III

El Paraíso Desperdiciado

(Venezuela después de la Independencia)

El Agachadito

Si algo se puede decir del primer gobierno de Joaqu√≠n Crespo, es que casi todo lo hizo agachado. Quiz√° porque su carrera militar se inici√≥ como soldado a las √≥rdenes de Jos√© de Jes√ļs Gonz√°lez, El Agachado, el famoso jefe guerrillero que a fuerza de decirle a su tropa que avanzaran ‚Äúagachaditos‚ÄĚ se gan√≥ ese curioso apodo.
Joaqu√≠n Crespo, de origen humilde, naci√≥ en San Francisco de Cara, al Sur-Sureste de Camatagua, en donde empiezan los Llanos y al Sur del estado Aragua. Era hijo de Leandro Crespo y Aquilina Torres y su fecha de nacimiento es el 22 de agosto de 1841. Su padre era curandero y fue el inventor de una p√≥cima muy conocida que llamaban la Tacamajaca ‚Äėe √Ďo Leandro, que con el tiempo entr√≥ al habla popular como sin√≥nimo de persona o cosa exitosa en cualquier actividad. Al hijo del curandero, muy ni√Īo, se lo llevaron a Parapara, poblaci√≥n m√°s importante que la que lo vio nacer y que queda tambi√©n en el borde de los Llanos, un pueblo colonial fundado en el siglo XVIII como centro agr√≠cola y paso a los Llanos. Tal como Ortiz, poblaci√≥n a la que est√° muy ligada, por el paludismo y las guerras civiles fue perdiendo importancia hasta casi desaparecer. All√≠ aprendi√≥ las primeras letras y de all√≠ sali√≥, como simple soldado raso, en las huestes del Agachado en marzo de 1858. A√Īo y medio despu√©s era cabo. En marzo de 1860, sargento, y en 1861 llegaba a oficial (segundo comandante), en 1862 a primer comandante, en 1863 a coronel, en 1864 a general de brigada, a los veintid√≥s a√Īos de edad. Nada mal para un muchacho que apenas cincuenta a√Īos antes se habr√≠a visto despreciado y arrinconado por su humilde origen social. Y poco despu√©s de cumplir los veintitr√©s, aquel ni√Īo prodigio de las armas se cas√≥ en Parapara con la hoy famosa misia Jacinta (Jacinta Parejo), que tambi√©n ten√≠a algo de prematura, pues apenas ten√≠a diecis√©is a√Īos cuando se cas√≥ con el general Saturnino Silva, dieciocho cuando enviud√≥ y diecinueve cuando se cas√≥ en segundas nupcias con el tambi√©n general Joaqu√≠n Crespo.
La carrera pol√≠tica de aquel ni√Īo prodigio se inici√≥ formalmente en 1864, tambi√©n a los veintitr√©s a√Īos, cuando fue electo diputado a la asamblea legislativa de Gu√°rico y, poco despu√©s, diputado nacional por Gu√°rico para el per√≠odo 1865-1868. Luego volver√° a las armas en las fuerzas de Guzm√°n Blanco, contra los Monagas, y es all√≠ donde empieza la relaci√≥n entre ambos jefes, el audaz abogado que se ha hecho militar y tiene cuarenta y un a√Īos, y Joaqu√≠n Crespo, el soldado raso que lleg√≥ a general en una carrera mete√≥rica y tiene apenas veintinueve a√Īos. El soldado se convierte a los treinta en jefe civil y militar del Gu√°rico, a los treinta tres en Presidente del estado Gu√°rico y a los treinta y cinco en ministro de Guerra y Marina, que era ya, definitivamente, ser sat√©lite del planeta dominante, al extremo de quedar como encargado de la presidencia tres veces: en septiembre del 76, en diciembre del 76 y en abril del 77. Cuando se inicia el movimiento ‚ÄúReivindicador‚ÄĚ, que busca el retorno de Guzm√°n es Crespo uno de sus m√°s connotados dirigentes, y en 1880 el jefe civil y militar del territorio federal Maracay y en 1882, ya a los cuarenta y un a√Īos, es presidente del estado Guzm√°n Blanco y est√° listo para ser el sucesor del Ilustre Americano, que no s√≥lo no oculta su preferencia por √©l sino que lo impone a los otros candidatos que eran lo que hoy llamamos ‚Äúsimb√≥licos‚ÄĚ (Juan Pablo Rojas Pa√ļl y Venancio Pulgar). La elecci√≥n por parte del Consejo Federal se hizo por unanimidad.
Y aquel hombret√≥n bien plantado, de quien la cronista Carmen Clemente Travieso, en Las Esquinas de Caracas (3a. Edici√≥n, Caracas, Venezuela, 1973), al hablar de la Casa Amarilla, dice que "llegaba a ella rodeado por su escolta de lanceros y montado en su caballo, a celebrar su Gabinete" y que en realidad hab√≠a hecho una carrera impresionante, se convirti√≥ el presidente de la rep√ļblica a los cuarenta y tres a√Īos.
Pero bien podr√≠a decirse que hasta ah√≠ lleg√≥ su suerte excepcional. Asumi√≥ el poder el 27 de abril de 1884, y una de sus primeras acciones de gobierno fue designar al general y doctor Antonio Guzm√°n Blanco embajador extraordinario y ministro plenipotenciario ante los gobiernos de los principales pa√≠ses europeos con residencia en Londres. Pero la econom√≠a mundial estaba en crisis y Crespo no era Guzm√°n Blanco. El d√©ficit presupuestario, las deudas externa e interna, una plaga de langosta, la necesidad de decretar la libre importaci√≥n y la incapacidad manifiesta de Crespo son factores que poco a poco van minando el piso pol√≠tico del gobierno. Los incondicionales de Guzm√°n, a pesar de que Crespo trata de hacer ver en todos los planos su fidelidad al Ilustre Americano, no dejan de sospechar de los crespistas. Ello se acentu√≥ cuando el presidente Crespo sac√≥ de su gabinete a los m√°s connotados guzmancistas (Francisco Gonz√°lez Guin√°n, Juan Pablo Rojas Pa√ļl, etc.) y los sustituy√≥ por guzmancistas m√°s cercanos a √©l, como el general V√≠ctor Barret de Nazar√≠s, Vicente Amengual, Jos√© Antonio Velutini. Es de imaginarse que a Guzm√°n, en su mundo principesco de la vieja Europa, m√°s de uno le fue con el cuento de que el nuevo delf√≠n tambi√©n quer√≠a alzar vuelo por sus propios medios.
Y m√°s de una sospecha debe haber surgido porque el gobierno no reprimi√≥ acciones subversivas como la ‚ÄúDelpiniada‚ÄĚ que se realiz√≥ en la noche del 3 de abril de 1885, a imitaci√≥n de los homenajes que los adulantes hac√≠an a Guzm√°n Blanco. En este caso, los j√≥venes Lucio Villegas Pulido, Manuel Vicente Romerogarc√≠a, L. F. Caballero, Jos√© Alfonzo Ortega, Jos√© M. L√≥pez y J. M. Seijas Garc√≠a, alquilaron el Teatro Caracas y organizaron un ‚Äúhomenaje‚ÄĚ a un modesto poeta con fama de loco, que hab√≠a escrito textos disparatados en los que algunos, con mucha superficialidad pretenden ver algo as√≠ como un adelanto del surrealismo. El acto, netamente bufo, sirvi√≥ para burlarse de Guzm√°n Blanco y demostrar que la juventud lo rechazaba, al ‚Äúcelebrar‚ÄĚ a Francisco Antonio Delpino y Lamas, sombrerero y medio loco, autor de unas Metamorfosis de p√©sima factura. La que se ha hecho m√°s famosa dec√≠a: P√°jaro que vas volando / montado en tu rama verde / pas√≥ el cazador, matote / m√°s te valiera estar duerme. El Gobernador de Caracas presidi√≥ el acto en la creencia de que Delpino era un gran poeta. Fue una demostraci√≥n clara de repudio a la pol√≠tica personalista y autocr√°tica de Guzm√°n. Y que sumada a una clara agudizaci√≥n de las cr√≠ticas al gobierno y al guzmancismo, deben haber servido a los que quer√≠an ganar puntos con el ausente para tirarle puntas al presente.
En julio del 85 se alzó en armas el general Venancio Pulgar, contradictorio caudillo zuliano que se había peleado con Guzmán Blanco por el apoyo que éste le dio a Joaquín Crespo. Con un notable despliegue y un costo monetario muy alto, el presidente sofocó el intento del zuliano, que debió expatriarse en Santo Domingo hasta que se reconcilió con el Ilustre Americano a partir de gestiones de amigos comunes.
El general Crespo, cuya cultura era más bien escasa, debe haber estado sinceramente convencido de que su política de honesta fidelidad a Guzmán Blanco le daría buenos resultados. De manera que hizo cuanto pudo por asegurar el retorno de su jefe. Algunos baches se presentaban entonces en su carrera, como la influencia desmedida que parece haber tenido en su vida el curandero tachirense Telmo Romero, que se aprovechó de una enfermedad del hijo de Crespo para inmiscuirse en la vida política del país, tal como hará después en Rusia el famoso monje Rasputín. Publicó un libro con dinero del gobierno y se convirtió en director del lazareto de Caracas y del manicomio de Los Teques y en ambas instituciones hizo horrores. Los enemigos del gobierno corrieron la voz de que Crespo, hijo de curandero, iba a designar al curandero Telmo Romero nada menos que rector de la Universidad. En acto contra Crespo y, por carambola, contra Guzmán, un grupo organizó una quema del libro El Bien General, de Romero, al pie de la estatua de José María Vargas. Ello causó un cierre de la Universidad que en muy poco ayudó a la imagen del general Crespo.
El 27 de abril de 1866, en votación unánime y por proposición expresa del Presidente Joaquín Crespo, el Consejo Federal eligió de nuevo a Antonio Guzmán Blanco para el bienio 1866-88. Guzmán se hizo rogar y se organizó entonces una recolección de firmas de notables y no tan notables, que suplicaban al personaje que retornara, que era necesario para la salvación de la patria. En ello había, larvado, un propósito de disminuir la figura de Crespo para aumentar la de Guzmán, que no quería émulos, ni siquiera de probada fidelidad a su persona y a su política. Tampoco quería molestarse mucho. El país no lo merecía.

Capítulos Publicados:

El Paraíso Partido
(Venezuela antes de la Independencia)

Obertura
El Sonido de las Sombras
El Topetazo
El Tanteo por Oriente
El Tanteo por Occidente
Tirano de Sombra y Fuego
La atracción del centro
El Viaje al Edén
El día de Caracas
La Agonía de Occidente
Los viajeros forzados
El gobierno de papel
El Blanco Tejido de las Ro­jas
Los primeros pasos del Quijote
La Luz de los Sonidos
El Sonido de la Luz
Llegaron los Bolívar
Archipiélago de Colores
Ciudad por C√°rcel
La Peque√Īa Torre Amable
La Casa del Saber
De Guip√ļzcoa Viene un Barco Cargado de...
De Fiestas y de Locuras
Las Nueve Musas
Los hombres de ruana y de frío
Por Espa√Īa, contra Espa√Īa‚Ķ
Cuando Humboldt y Mozart estuvieron en Caracas
También llegaron los Sucre
De Masones y Papisos
El padre de todas las patrias
Final de Fiesta

El Paraíso en Llamas
(Venezuela durante la Guerra de Independencia)

Obertura
La primera estrella fugaz
La Alborada de los Tr√°gicos
Los ni√Īos felices
El paseo de los muertos
La óptica del otro
Aprendices de brujos
Los Santos Inocentes
La Ni√Īa reci√©n nacida
La isla que nunca fue
La seguna estrella, menos fugaz
La primera Sociedad
La Ni√Īa enferma
La otra villa rival
La Carta sobre la mesa
La ni√Īa muerta
El héroe de la película
Un Bolívar, ida y vuelta
El malo de la película
El circo de Belceb√ļ
La Campa√Īa Abominable
Las dificultades del hombre
El héroe local
El Infierno desde adentro
Los días del Purgatorio
‚ÄúDe la Gloria los orbes est√°n llenos‚ÄĚ
El santo de América
En la cumbre de la guerra y de la paz
Tiempos de j√ļbilo
El comienzo del fin
La inquieta paz de los cementerios
La etérea puerta del Limbo
El limbo y el laberinto
El verdadero fin de la fiesta
El alegre triunfo de la muerte
Coda

El Paraíso Desperdiciado
(Venezuela después de la Independencia)

Obertura
Los Primeros Días de la Noche
El Primer Ataque de la Bestia
Astrea se pasea cantandito por Venezuela
El Medio-mantuano
El Mantuano secundón
El hermanito
El camino del infierno
En la alegría del Infierno
Peor que el Infierno
Tiempo de bostezos
El Gran Arquitecto del Universo
Heredar√°s los vientos
El Supremo Director de la Patria que lo Aplaude
El Agachadito

 

 
Permalink

2 comentarios

Esto es interesante. Sin embargo, debo decir que Venezuela tuvo bastante suerte con el "Agachadito".

Por la misma època, estaba en Bolivia, el General Mariano Melgarejo, sobre quien escribì y, debo decir, fue lo peor de lo peor.

Por √Ļltimo, lo de "Agachado", me hace recordar a los "Panza verde" brasile√Īos, que eran llamados as√¨, porque su pechera blanca, se manchaba con el pasto, cuando hac√¨an cuerpo a tierra.

Saludos y Felicidades!!!

14.12.09 @ 07:25
Comentario De: José Alberto Medina Molero [Visitante]

En esta tierra disparatada, de acuerdo a lo que cuenta Herrera Luque en su muy exitosa serie de Historias Fabuladas, se han producido no pocos abusos y despropósitos: se metió al Agachado en el Panteón Nacionalpor insistencia de Misia Jacinta, esposa del General Crespo

15.12.09 @ 13:18

An unexpected error has occurred!

If this error persists, please report it to the administrator.

Volver a la p√°gina de inicio

Información adicional sobre este error:

MySQL error!

Duplicate entry '26012237' for key 'PRIMARY'(Errno=1062)

Your query: Record the hit

INSERT INTO evo_hitlog(
          hit_sess_ID, hit_datetime, hit_uri, hit_disp, hit_ctrl, hit_action, hit_type ,hit_referer_type,
          hit_referer, hit_referer_dom_ID, hit_keyphrase_keyp_ID, hit_keyphrase, hit_serprank, hit_blog_ID, hit_remote_addr, hit_agent_type, hit_response_code )
        VALUES( '18920192', FROM_UNIXTIME(1411387804), '/blog6.php/el-agachadito', 'single', NULL, NULL, 'standard', 'direct', '', NULL, NULL, NULL, NULL, 6, '173.245.54.164', 'unknown', 200)