Un espacio dedicado a la literatura, las artes y temas de actualidad que puedan interesarle a todo el que piense y quiera un mundo mejor.

« Balance Final: Venezuela en QuiebraEl rayo que murió en trueno »

¿Qué es una novela?

26.06.10 | por Eduardo Casanova [mail] | Categorías: Ideas, Extractos, Arte, Libros, Cultura, Novela, Literatura, Escritores, Ensayo, Capítulo

A partir del sábado (19 de junio de 2010) Literanova publicará, semanalmente, el Ensayo titulado “Cómo hacer una novela”, de Eduardo Casanova, en el que ofrecerá a los lectores no sólo un método para escribir novelas, sino varias informaciones literarias sobre ese género literario.

CÓMO HACER UNA NOVELA

2.- ¿Qué es una novela?
Desde luego, quien siquiera sueñe remotamente con escribir novela debe estar muy seguro de conocer el terreno en el que quiere adentrarse. Tiene que saber diferenciar la narrativa de la crónica, de la poesía, del ensayo, del teatro. De otra forma se arriesga a escribir, como dirían los argentinos, un bodrio, como le ocurrió a un importantísimo médico venezolano, que hizo una obra dialogada, sin descripciones ni acotaciones de ninguna especie, anteponiendo a cada parlamento (a cada mal parlamento, habría que decir) el nombre en letras capitales del personaje que lo hacía, tal como se usa en el teatro, y el resultado fue un adefesio que no resistía ni siquiera el primer intento de lectura.
Definición de novela:
La Academia de la Lengua Española, que suele ser un tanto pacata en eso de definir, habla de la novela (palabra que viene del italiano “novella”, que significa nueva o noticia) como “Obra literaria de cierta extensión y en prosa, que narra sucesos ficticios o reales en parte y describe la evolución de los personajes. 2 Género literario formado por estas obras. Alcanza su pleno desarrollo en el s. XIX con el realismo y el naturalismo. 3 fig. Ficción o mentira. Etc.” A estas acepciones se agrega el hecho de que causa “placer estético a los lectores con la descripción o pintura de sucesos o en lances interesantes, de caracteres, de pasiones y de costumbres.” Es una definición muy incompleta, que no da en realidad una noción exacta de lo que es una novela. Desde luego, de esa definición se infiere que la novela, a diferencia de la historia y el ensayo, trabaja con elementos ficticios y es por lo tanto, ficción. Aún la novela histórica, que se apoya en hechos reales, es ficticia, y sus personajes no son otra cosa que invenciones del novelista, aun cuando en esas ficciones estén presentes los nombres verdaderos de los personajes y existan elementos muy parecidos a los que ocurrieron en la realidad. Por último, a pesar de la pedantosa definición de la Academia, la novela no es un género en el que sólo se usa la prosa, existe también la novela en verso. “Eugenio Oneguin”, de Aleksandr Pushkin, es quizá el caso más notable de novela escrita en versos, pero no es el único ni mucho menos. En fechas recientes se han publicado varias, como “La puerta de oro”, de Vikram Seth, “Amor, muerte y el cambiar de las estaciones”, de Hacker de Marilyn, “El esclavo del poeta de Cuba: Una biografía de Juan Francisco Manzano”, de Margarita Engle, etcétera. Pero no pidamos peras al olmo: la Academia es así y su labor es encomiable, aunque a veces parezca incompleta.
La novela y el cuento:
Otro elemento indispensable es que hay que saber diferenciar claramente la novela del cuento, que es el género literario más cercano a ella. El DRAE lo define, o trata de definirlo, como “Relación de un suceso. 2 Relación, de palabra o por escrito, de un suceso falso o de pura invención, 3 Breve narración de sucesos ficticios y de carácter sencillo, hecha con fines morales o recreativos. Etc.” Desde luego, hay una contradicción entre la radical definición primera, que habla de “un suceso” y la menos radical tercera, que habla en plural de “sucesos”, con lo que anularía la primera. Pero ocurre que la primera es la más importante y, por lo tanto, anula la tercera. Cuestión elemental de técnica legislativa.
Parecería, a primera vista, que la diferencia más notable entre la novela y el cuento es su extensión, puesto que al hablar de novela se dice “Obra literaria de cierta extensión”, y al hablar de cuento se dice “Breve narración (…)”. No caigamos en el preciosismo de volver a lo del suceso singular, sino apuntemos hacia otro lado que no parece haber interesado mucho a los académico, pero es lo fundamental: y es que en realidad la diferencia entre novela y cuento está marcada por algo diferente, que es la importancia o definición de los personajes, que en la novela son muy importantes y en el cuento no. También señala la Academia la posibilidad de que en la novela se narren hechos reales, mientras que en el cuento son siempre ficticios, así como el hecho de que el cuento se escribe “con fines morales o recreativos”, lo cual es muy discutible, pues se puede escribir un cuento para demostrar que la tuberculosis es curable, lo cual no parece moral ni recreativo, sino científico, si se quiere.
Los personajes:
En verdad, aún cuando los ilustres académicos no lo hayan dicho del todo o hasta se hayan equivocado, lo que realmente diferencia la novela del cuento no es un solo elemento, sino dos: además de que en la novela el verdadero énfasis está en los personajes, la diferencia se apoya en la cantidad de sucesos que se narran, pues en la novela son muchos y en el cuento es uno solo. Pero si lo analizamos a fondo, puede haber un cuento muy largo, de más de treinta o cuarenta páginas, con personajes muy bien definidos e importantes, en el que se narre un solo suceso. Y podría haber una novela muy corta, de apenas cuatro o cinco cuartillas, en la que se narren varios sucesos. Es cuestión de discutirlo. A mi juicio, ese cuento largo con buenos personajes y una sola situación no sería tal, sino una verdadera novela. Y la razón de que se le pueda considerar novela es la importancia de los personajes. O, mejor dicho, la definición de los personajes. Sostengo que un personaje bien logrado es aquel al que el lector llega a ponerle rostro propio e inconfundible, y hasta voz.
Pero es bueno aclarar que cuando hablo de personajes no me refiero al protagonismo. Hay novelas en las que sólo hay un protagonista y los demás son personajes de relleno. Y las hay en las que se destacan un protagonista y un deuteragonista. Y también en las que hay dos o más protagonistas y algunos deuteragonistas, además de personajes de relleno. Y también puede haber novelas con múltiples protagonistas, en donde el protagonismo salta de un personaje a otro. Tal es el caso de una de mis novelas inéditas, llamada “Tatatuy”, que prácticamente tiene un protagonista (o dos y hasta más) por capítulo.
En resumen, para mí lo que define de verdad el género novela es que se apoya en los personajes, más que en las acciones de los personajes o en la trama, en tanto que el cuento es casi lo contrario: se apoya en la trama, por muy breve que sea, sin que los personajes tengan la importancia que en la novela tienen. Desde luego que aquello de que el cuento narra una sola situación también es importante a la hora de las definiciones, aunque habría que apelar a lo que alguna vez quiso decir Benedetto Croce y decir: novela es lo que todo el mundo sabe que es novela y el cuento es lo que todo el mundo sabe que es cuento.
El tema o trama:
El tema, o como algunos prefieren llamarlo, la trama, no es lo más importante de una novela. De algo banal se puede sacar una novela excelente, y de algo trascendental puede salir una novela intrascendente. Desde luego, si se aspira a tener algún éxito, sobre todo entre los lectores, es preferible que la trama sea, por lo menos, interesante, pero interesante ni significa importante ni mucho menos trascendental. Hay novelas que, por definición, son banales y, sin embargo, tienen gran éxito entre los lectores. Y viceversa. Pero, sobre todo quienes entran por vez primera a esta selva, no deben preocuparse mucho por el tema, porque es posible que a mitad de camino se pregunten a quién puede interesarle lo que quieren hacer y, sin haberse lanzado al ruedo, se desanimen. Una de las condiciones indispensables para atreverse a hacer una novela es la audacia. La audacia que le permite al nadador lanzarse al río crecido sin pararse a pensar que puede ahogarse, porque lo más seguro es que, si se plantea la posibilidad de ahogarse, se ahogue.
El lenguaje:
Desde luego que el buen uso del lenguaje es muy importante, tanto en el cuento como en la novela, pero hay quienes creen que es más importante en el cuento que en la novela, debido a que el cuento, por su brevedad, debe ser más cuidado. Pero no hay que engañarse: en una novela el lenguaje es muy importante, tanto el simplemente gramatical como el literario. Es más, el buen lenguaje es fundamental para que una novela sea buena. Soy de los que piensa que una novela mal escrita, con errores de sintaxis o de ortografía, es una mala novela, así la trama y los personajes sean excelentes. Y prefiero una novela con poesía, con un lenguaje poético, a una que no lo tenga. Desde luego, acepto que mis ideas en ese terreno son discutibles, pero lo que si no puedo aceptar es que una novela con personajes pobres pueda ser una buena novela.
Novelas largas, novelas cortas y cuentos:
Permítanme insistir en aquello de que algunos afirmen que todas las novelas deben ser largas y todos los cuentos cortos. No me canso de negarlo. Una novela, como dije, puede tener cuatro o cinco páginas, y si en ella se narran varias situaciones y sus personajes están bien definidos, es novela con todas las de la ley. Y un cuento puede tener más de treinta o cuarenta páginas, y si sólo se narra en su texto una situación en la que los personajes no son realmente importantes, es un cuento. Podríamos llamar a esa novela cortísima “novela bonsái” y a ese cuento cortísimo “cuento ombú”.
Hay también quienes hablan de novelas largas y novelas cortas, y hasta establecen límites por la cantidad de páginas. Eso es un problema de las editoriales y sus sistemas de producción, no de quienes estén interesados en estudiar lo relativo a la novelística.
Otra cosa es la clasificación o tipología de la novela. Sí existen diversas clases, o varios tipos, de novelas, bien diferenciadas entre sí, y es aceptable pensar que, de acuerdo a la clase de novela, se puede hablar de algo así como una categorización, porque no se puede considerar una novela rosa como equivalente a una buena novela histórica. Casi por definición, la novela rosa es trivial, en tanto que la novela histórica es trascendental. De eso nos ocuparemos en seguida.

Capítulos publicados de CÓMO HACER UNA NOVELA

1.- Antemateria

 

 
Permalink

9 comentarios

User ratings
5 star:
 
(0)
4 star:
 
(1)
3 star:
 
(0)
2 star:
 
(0)
1 star:
 
(0)
1 rating
Average user rating:
4.0 stars
(4.0)

Esta idea es genial, Eduardo. Es una cátedra muy sabrosa de leer. Y muy útil para todos. Un abrazo que alcance las montañas de Mérida

26.06.10 @ 09:28
Comentario De: Lesbia Quintero [Visitante]

Felicitaciones Eduardo, esta idea es muy valiosa y merece mucha difusión. ¿Estás dictando talleres literarios?

10.07.10 @ 13:03
Comentario De: eddcas [Miembro]  

Muchísimas gracias. En la actualidad no. Tengo un proyecto al respecto, y con toda seguridad cuando vuelva a Mérida, que será una vuelta definitiva, lo voy a hacer.

10.07.10 @ 14:25
Comentario De: Annabell [Visitante]

Muchas gracias por su información. Me ha servido he agregado esta página como unas de mis favoritas para mis consultas sobre mi tesis acerca de la blognovela.

Bendiciones

06.09.10 @ 16:11
Comentario De: Adriana [Visitante]

gracias me sirvio d mucho s infoormacion.......??????

03.08.11 @ 14:08
Comentario De: mad [Visitante]

omg! muchas gracias esto me servira muy bien para mi exposicion

18.09.11 @ 22:45
Comentario De: alan [Visitante]

michicimas gracias esto me ayudo muchicimo para mi espisicion

11.01.12 @ 10:56
Comentario De: yoeliandrys [Visitante]

muchisimas gracias esta informacion me sirvio para una evaluacion

29.02.12 @ 09:58
Comentario De: daniela cruz yobobys [Visitante]
4 stars

es brutal la novela mi corazon isiste

30.08.13 @ 16:13

Buscar

Contenido

powered by b2evolution free blog software