Un espacio dedicado a la literatura, las artes y temas de actualidad que puedan interesarle a todo el que piense y quiera un mundo mejor.

La Prostitución

En VENEZUELA XXI: La Revolución de la Estupidez, Gonzalo Palacios Galindo sugiere cómo la prostitución ha dañado fatalmente la moral de la Nación. El gobierno podría eliminar la estupidez causada por esta enfermedad social. Sigue la séptima entrega de esta serie: Ad inteligentes, pauca.

Importante: Para la publicación de este capítulo en Internet se han omitido la notas a pie de página. Para leer el capítulo con las notas incluidas, puede abrir o descargar el capítulo en formato PDF AQUI

LA PROSTITUCIÓN

Como dije al iniciar este opúsculo, “dada mi edad y mis circunstancias personales, lo que sigue posiblemente sea la última vez que me dirija a quienes fueron mis compatriotas” hasta 1998. Sobre la prostitución, definitivamente será la última vez que escriba. A través de mis años recibí información sobre diversos temas que ha sido más que suficiente para curarme de la ESTUPIDEZ que hubiese significado aceptar dichos conocimientos. Por ejemplo, de haber conocido mi paladar el gusto de un Aberlour a las 10 de la mañana, hubiese cometido una ESTUPIDEZ BÁSICA, posible causa de otras como pudo haber sido la familiaridad con dos ESTÚPIDOS disfrazados de “panas.”

Algo parecido ocurre con la prostitución; los ESTÚPIDOS (los torpes para entender la realidad de las cosas) satisfacen su paladar y su apetito carnal teniendo relaciones sexuales con una prostituta . Es natural que desarrollemos un gusto por las relaciones sexuales: no es ESTUPIDEZ apreciarlas y derivar placer de las actividades sexuales. La ESTUPIDEZ que cometemos consiste en no permitir que la inteligencia guíe todas nuestras actividades, incluyendo las sexuales. La prostitución se rige por el dinero y los sentidos, no por la inteligencia. La realidad que los ESTÚPIDOS no entienden es que la prostitución deshumaniza a quienes participan en ella; los reduce a un estado previo del proceso evolutivo, al estado pre-racional. A mí no me cabe duda de que en Venezuela la ESTUPIDEZ de la prostitución se ha propagado genéticamente de tal manera que no hay venezolano inmune a sus desagradables consecuencias . Nuestro idioma debe incluirse entre las víctimas de la prostitución pues los ESTÚPIDOS que la practican han efectuado mutaciones idiomáticas para nombrar su procedencia biológica (“la puta que te parió”), expresar admiración y desprecio (“¡jué puta!”), saludar (“¡jué puta! ¿Cómo has estado?”), y demás modismos que manifiestan la ESTUPIDEZ de quienes los usan.
El “animal racional” - el ser humano – es el único cuyo cerebro ha evolucionado hasta poder reconocer en sí mismo una y otra vez un principio de unidad, el “yo” que lo distingue de sus congéneres (el “no-yo, el tú”) . El humano también es el único animal que entiende que a través suyo se manifiesta la Energía Creativa siempre Presente en el Cosmos y que su dignidad consiste en ser esa manifestación. La prostitución nos ofrece la oportunidad de rechazar esa dignidad humana, una ESTUPIDEZ. Otra ESTUPIDEZ la cometemos al rechazar lo que somos, reflejos o imágenes del “Yo” siempre Presente. Igualmente, la prostitución, regida por los sentidos y por el dinero, niega que sea la Energía del Creador lo que nos anima constantemente (provee el alma a cada quien). Y como con otras ESTUPIDECES, siempre buscamos chivos expiatorios para sacrificarlos ante Afrodita y los demás dioses de la prostitución. De esa manera nos justificarnos ante nosotros mismos. El chivo expiatorio constantemente sacrificado es el del Narciso que todos cobijamos en nuestro interior. Día tras día creamos una imagen de nosotros mismos y, ESTÚPIDAMENTE, la adoramos (el narcisismo es una especie de idolatría) como que si fuésemos esa imagen y nada más. Hay quienes se crean para sí mismos una imagen de Nelson Mandela, la Madre Teresa, Mahatma Gandhi, y otras personalidades cuya grandeza se deriva del desprendimiento total de sus verdaderos “yos,” los cuales ellos sacrificaron en bien de la humanidad. En Venezuela, el dictraidor Hugo Chávez cree que él es la imagen de Simón Bolívar, pero le quiere hacer creer al pueblo que es su reencarnación. ¿Qué tiene que ver el narcisismo con la prostitución? La prostitución tiene dos aspectos: uno representado por la Afrodita que se vende, el otro por el Narciso que la compra.

Afrodita
Afrodita

El que paga nunca lo hace en nombre propio: siempre se pone una máscara, se disfraza de “negrita,” sólo que para muchos el carnaval se extiende durante toda su vida. Es el teatro no de lo absurdo sino de lo ESTÚPIDO. El protagonista de la obra (real o ficticia) compra a los otros personajes y los contrata por un tiempo determinado. En la prostitución, el comprador contrata a una o varias mujeres, las reduce a meras posesiones, les prohíbe pensar y actuar por cuenta propia; pasan a ser propiedad del comprador, i.e., esclavas. . El comprador (ESTÚPIDO) no comprende o no quiere comprender que su actuación deshumaniza a las mujeres compradas pues dejan de ser libres, condición esencial para ser humano . Mientras las relaciones sexuales se guíen inteligentemente, humanamente, es imposible transformar a los participantes en objetos; no pueden ser posesiones de nadie. El que paga para satisfacer un instinto animal, es decir, guiado por el apetito corporal y no por la inteligencia, actúa irracionalmente y la sociedad debe tratarlo como tal.

No pretendo culpar al dictraidor Chávez de que la prostitución continúe haciendo estragos a la salud de los venezolanos; esta ESTUPIDEZ BÁSICA precede a sus antepasados . Es del folclore universal y quizá tenga fundamento histórico decir que la prostitución es la “profesión” más antigua del mundo. Desde que existe la escritura vemos referencias a esta actividad, muchas de las cuales le atribuyen - ESTÚPIDAMENTE - un valor positivo para la sociedad. También es verdad que los defensores de la prostitución mantienen que es un “crimen sin víctimas” porque quienes la practican lo hacen voluntariamente. Otros han opinado que esta institución protege a la familia ya que disminuye el número de divorcios al relajar las tensiones maritales; son verdaderamente torpes - ESTÚPIDOS - en comprender que no son las tensiones maritales las que disminuyen sino las sexuales. Estas justificaciones no son más que los “chivos expiatorios” de la prostitución. Que la prostitución no produzca víctimas es una de esas ESTUPIDECES BÁSICAS que se cometen en una cultura sexista, falsa y sin vinculación a la estructura política basada en la Realidad. La familia tradicional se compone de una pareja que se ama y que ama a sus hijos. La base de la estructura social es ese grupo, unido por el Amor mutuo y no una pareja separada por tensiones sexuales o de cualquier otra naturaleza. Está comprobado históricamente que toda separación de dos o más seres humanos ya sea por incompatibilidad sexual, económica, ideología política, creencias religiosas, o diferencias étnicas, tiende a debilitar la sociedad a la que pertenece. La nación en la que las familias sufren o desaparecen del todo, no se fortalecerá y podría ser abortada. Es lo que anunció Chávez sobre Venezuela, la tierra que lo vio nacer, cuando declaró “moribunda” la Constitución que le permitió juramentarse como dictraidor. La unidad de la familia es de tal importancia que líderes político-religiosos como Jesús y Mahoma se ocuparon de elevar la condición de la mujer entre sus respectivos pueblos y de igualarla a la de los hombres; era y es una lucha cuesta arriba que no ha concluido todavía gracias a la cultura sexista que prevalece en este mundo.

Capítulos publicados:
VENEZUELA XXI, y la Revolución de la ESTUPIDEZ
VENEZUELA XXI: Chávez y sus armas nucleares
VENEZUELA XXI, la guerra con Colombia
VENEZUELA XXI, Ad inteligentes, pauca
VENEZUELA XXI, La Estupidez en las Fuerzas Armadas
VENEZUELA XXI, Estupideces Básicas (Parte 1)
VENEZUELA XXI, Estupideces Básicas (Parte 2)
VENEZUELA XXI, La Prostitución

 

 

Gonzalo Palacios Galindo (Maracay, 1938). Estudió Arquitectura en la Universidad Central de Venezuela, Recibió la Maestría y el Doctorado en Filosofía en la Universidad Gregoriana (Roma) y en la Universidad Católica de América (Washington, DC, USA). Mantuvo una intensa actividad académica en varias universidades de Venezuela y de Estados Unidos. También ejerció cargos diplomáticos en la Embajada de Venezuela en Washington. Actualmente enseña Filosofía en Prince George’s Community College.

Permalink

1 comentario

Comentario De: rosa edilme [Visitante]

si la prostitucio es algo qno creoq sea algo bueno apesar q algunas personas dicen q lo acen xq no hay trabajo y no tienen con mantenerse o mantener a sos hijos

07.06.11 @ 15:17