Un espacio dedicado a la literatura, las artes y temas de actualidad que puedan interesarle a todo el que piense y quiera un mundo mejor.

« LA RABOLUCI√ďN - Cap√≠tulo 15El esp√≠a que vino del hielo »

Luis Manuel Urbaneja Achelpohl, cuentista y novelista

07.12.10 | por Eduardo Casanova [mail] | Categorías: Libros, Novela, Literatura, Escritores

El cuento, en general, es considerado un g√©nero literario de menos importancia que la novela. Por eso es por lo que son raros los casos en los que un buen novelista es tambi√©n buen cuentista, como ocurre con Luis Manuel Urbaneja Achelpohl (1873-1937), autor del primer gran cuento venezolano (‚ÄúOvej√≥n‚ÄĚ, 1922) y de una de las mejores novelas venezolanas (‚Äú¬°En este pa√≠s...!‚ÄĚ, 1916), adem√°s de ben ensayista y articulista, adem√°s de ser el primer venezolano que gan√≥ un premio internacional (Concurso de Novelas Americanas, Buenos Aires, 1916). A pesar de que en ese terreno en realidad fue un continuador de la tendencia iniciada por Manuel Vicente RomeroGarc√≠a, a Urbaneja Achelpohl muchos suelen atribuirle la condici√≥n de ‚Äúpadre del criollismo venezolano‚ÄĚ. Naci√≥ en Caracas el 23 de febrero de 1873, hijo de Luis Mar√≠a Urbaneja Espa√Īa y de Isabel Achelpohl, bisnieto del pr√≥cer de la independencia Diego Bautista Urbaneja. Sobrino nieto del ‚ÄúPremier‚ÄĚ de Guzm√°n Blanco, Diego Bautista Urbaneja Alay√≥n y primo hermano de Ana Teresa Ibarra Urbaneja, lo que lo hac√≠a primo hermano pol√≠tico de Antonio Guzm√°n Blanco, que era presidente de la rep√ļblica cuando naci√≥ el futuro gran escritor, miembro, en definitiva, de una familia que bien podr√≠a calificarse como parte de la aristocracia local en su tiempo condici√≥n que √©l vio desmoronarse poco a poco, primero por la ca√≠da del liberalismo amarillo, luego por la llegada de los andinos al poder y, final y definitivamente, por la conversi√≥n de Venezuela en una sociedad dominada por el petr√≥leo y cada vez m√°s alejada de lo rural, algo que tuvo una clara relaci√≥n con los temas que eligi√≥ para sus trabajos literarios. Fue alumno del Colegio Santa Mar√≠a, fundado en 1859 por Agust√≠n Aveledo, en donde varios de los profesores eran firmes defensores del positivismo. En 1890 entr√≥ a la Universidad Central de Venezuela a estudiar derecho, pero no complet√≥ la carrera. Junto con Pedro Emilio Coll y Pedro C√©sar Dominici fund√≥, en mayo de 1894, Cosm√≥polis, que se convirti√≥ en uno de los grandes medios de difusi√≥n del positivismo en el pa√≠s. Cada uno de los fundadores se orient√≥ en un sentido: Coll se declar√≥ tolstoiano, Dominici decadentista y Urbaneja se decidi√≥ por el criollismo, que ya hab√≠an iniciado grandes escritores como Gonzalo Pic√≥n Febres (‚ÄúEl sargento Felipe‚ÄĚ) y, sobre todo, Manuel Vicente RomeroGarc√≠a (‚ÄúPeon√≠a‚ÄĚ). En 1896, a los veintitr√©s a√Īos, gan√≥ el primer premio del concurso de cuentos de El Cojo ilustrado, con ‚ÄúFlor de selva‚ÄĚ. Tambi√©n en ese tiempo publica unas ‚Äúacuarelas‚ÄĚ al estilo de RomeroGarc√≠a. Particip√≥, junto con Felipe Aguerrevere, Santiago Aguerrevere, Ricardo Castillo Chapell√≠n, Guillermo Delgado Palacios, Eloy Escobar, Pablo Godoy Fonseca, Oscar Larraz√°bal, Vicente Lecuna, David Lobo, Tom√°s Michelena D√≠az, Jorge Nevett, Miguel P√°ez Pumar, Pedro Manuel Ruiz, Luis Soriano, Crist√≥bal Soublette, Luis Ugueto, Casimiro Vegas, Nicomedes Zuloaga y otros j√≥venes en la creaci√≥n del Partido Liberal Nacionalista, organizado por su pariente Alejandro Urbaneja para apoyar la candidatura del general Jos√© Manuel Hern√°ndez. Con motivo del brutal fraude electoral ejecutado por Joaqu√≠n Crespo para llevar a la presidencia a su candidato, Ignacio Andrade, el Mocho se alz√≥ en armas (1897), lo que le cost√≥ la vida a Crespo, pero no signific√≥ el triunfo de Hern√°ndez, sino m√°s bien su prisi√≥n. Urbaneja particip√≥ en la breve revoluci√≥n mochista, lo cual le servir√° poco despu√©s para su trabajo literario. Apartado hasta de la vida literaria, dedic√≥ su tiempo a labores agr√≠colas, en las que reincidir√≠a tiempo despu√©s. En 1899 en caudillo andino Cipriano Castro derroc√≥ a Andrade e inici√≥ un gobierno de facto y dictatorial, en el que Urbaneja Achelpohl particip√≥ como fiscal de instrucci√≥n p√ļblica en Valencia (1900-1905) y funcionario de la Secretar√≠a de la Corte Federal y de Casaci√≥n (1905-1910). A ra√≠z del derrocamiento de Castro por su compadre Juan Vicente G√≥mez, Urbaneja Achelpohl se margin√≥ del todo de la pol√≠tica, pero sigui√≥ ejerciendo su oficio de escritor, especialmente como colaborador de El Cojo ilustrado, y fue en ese per√≠odo cuando logr√≥ el primer √©xito de un venezolano en un concurso literario extranjero (‚Äú¬°En este pa√≠s...!‚ÄĚ, 1916). . Entre 1910 y 1911 se desempe√Ī√≥ como codirector, junto a Alejandro Fern√°ndez Garc√≠a, de la revista Alma Venezolana. En 1927, public√≥ el novel√≠n ‚ÄúEl tuerto Miguel‚ÄĚ. Se alej√≥ del centro de Caracas y vivi√≥ en la periferia, pr√°cticamente dedicado a labores del campo. Luego de la muerte de G√≥mez fue director de la Escuela de Arte Esc√©nico y de la Biblioteca Nacional (1936). En 1937, se public√≥ su segunda novela propiamente dicha, ‚ÄúLa casa de las cuatro pencas‚ÄĚ, y dej√≥ in√©dita una tercera novela.
‚Äú¬°En este pa√≠s...!‚ÄĚ es una de las mejores novelas venezolanas. Con ‚ÄúPeon√≠a‚ÄĚ y ‚ÄúEl sargento Felipe‚ÄĚ forma el comienzo de uno de los movimientos literarios m√°s s√≥lidos de nuestro mundo: el criollismo. Su acci√≥n se sit√ļa en el Este de Caracas, cerca de Los Dos Caminos y a orillas del r√≠o T√≥come, en una hacienda llamada ‚ÄúGuarimba‚ÄĚ. El tema de la obra no es muy distinto a los de muchas novelas latinoamericanas de la √©poca: el idilio dificultado por la diferencia de clases sociales. Paulo Guarimba, un simple pe√≥n de la hacienda, se ha enamorado de Josefina, la hija de los due√Īos, que a su vez le corresponde el sentimiento. Parece una uni√≥n imposible por las diferencias sociales. Los padres se indignan con ella y hasta la expulsan de su casa. Paralelamente se plantea la existencia de Gonzalo Ruise√Īol, agr√≥nomo, progresista, que trata en la hacienda cercana, La Floresta, de desarrollar novedosos sistemas y se encuentra con la resistencia del medio ambiente. Tambi√©n aparece un periodista adulante y oportunista de apellido Guaro. Para hacer el cuento corto, Paulo es reclutado y Josefina le grita que se haga general, lo cual termina logr√°ndose, y el general Guarimba llega a ser ministro despu√©s de la guerra civil en la que est√° del lado del gobierno mientras Ruise√Īol pelea del lado de los revolucionarios y cae preso y es liberado por el antiguo pe√≥n que, como ministro, hasta le consigue un modesto empleo. Es la subversi√≥n del orden social, en donde el poderoso descendi√≥ a dependiente y el dependiente ascendi√≥ a poderoso. La hacienda La Floresta, perdida por Ruise√Īol, termina en manos de los Pichirre, y Josefina, con la aprobaci√≥n de sus padres, se casa con el ahora encumbrado Paulo. Es evidente que Urbaneja refleja en la novela lo que ha visto y lo que ha o√≠do de sus mayores, en un pa√≠s en el que, por la guerra de independencia y las guerras civiles, la antigua sociedad se desmoron√≥ para siempre, que es un tema recurrente en la novel√≠stica venezolana.
De √©l dice Domingo Miliani: ‚ÄúEl m√©rito de Urbaneja Achelpohl estuvo en la dignificaci√≥n expresiva que imprimi√≥ a esa tem√°tica criolla, aparte de que fue un narrador de oficio, que no atendi√≥ a las tentaciones del poligrafismo intelectual donde naufragaron muchas vocaciones anteriores y posteriores a √©l.‚ÄĚ Esto √ļltimo es discutible, puesto que Urbaneja fue cuentista, novelista, publicista y ensayista, es decir, pol√≠grafo.

Permalink

1 comentario

Comentario De: juilo [Visitante]

buena la biografía necesito saber si el escribio "La decisión" y como la encuentro

26.03.14 @ 04:32

Buscar

Contenido

powered by b2evolution