Un espacio dedicado a la literatura, las artes y temas de actualidad que puedan interesarle a todo el que piense y quiera un mundo mejor.

« Carlos Delgado ChapellínBerta Carvallo »

El Cardenal Castillo Lara

16.10.07 | por Eduardo Casanova [mail] | Categorías: Opinión, Noticias, Política, Semblanzas, Historia, Venezuela
Cardenal Rosalio Castillo Lara

Ha muerto un hombre extraordinario, un hombre verdaderamente bueno y ejemplar: Monseñor Rosalio Cardenal Castillo Lara, el verdadero gran pastor de todos los venezolanos. Nació en San Casimiro, un pueblo hermoso ubicado en una región encantada, poblada por colinas, nubes blancas y un cielo azul profundo, una región cercana y lejana a la vez, que parece ser el camino a esa tierra prometida con la que Cristóbal Colón jamás cumplió. Sobrino de uno de los más eminentes arzobispos de Caracas, Lucas Guillermo Castillo, que se convirtió en obispo de Coro el mismo año en que nacía su sobrino (1922), ese sobrino estudió en el Liceo San José de Los Teques, que había fundado unos años antes el Doctor José de Jesús Arocha, con cuya familia Rosalio Castillo se relacionó de por vida. Luego viajaría Colombia para hacerse sacerdote. Ordenado en 1949, se convirtió en Doctor en Derecho Canónico en Turín, en 1959. Fue en esos tiempos cuando, por su amistad con la familia Arocha, sirvió de “cicerone” en Roma a una jovencita muy bella que estaba de visita en la casa de sus tíos, los Medina-Arocha, y que a su regreso a Caracas, en diciembre del 59, conoció al que dos años después se casaría con ella. Ella es Natalia López Arocha, y el que se casó con ella soy yo. Años después, el padre Castillo Lara se convirtió en Obispo de Trujillo, y poco después, Monseñor Castillo Lara fue miembro del Consejo Superior de los Salesianos, y en abril de 1985 se convirtió en el tercer Cardenal venezolano. Pero su carrera siguió siempre hacia arriba, y en 1989, luego de haber sido hombre clave en la reforma del Derecho Canónico, Juan Pablo II lo designó Administrador del Patrimonio del Vaticano, con lo que se convirtió en uno de los hombres más cercanos al Papa. En 1997 regresó definitivamente a Venezuela y volvió a establecerse en su paisaje de colinas, nubes blancas y un cielo azul profundo, en San Casimiro. Pero no se entregó al descanso. Al contrario, al darse cuenta de la terrible amenaza que empezó a corroer la decencia de Venezuela, se dedicó a combatir los abusos de Chávez y la corrupción que ha venido destruyendo a Venezuela a partir de 1998, y por eso debió soportar insultos y vejaciones. Pero ni siquiera ante la presencia inminente de la muerte cejó en su empeño de hacer el bien. Ojalá que pronto, muy pronto, su prédica se imponga y el país deje por fin de sufrir los ataques de sus peores hijos.

16/10/2007

Permalink

8 comentarios

Comentario De: GONZALO PALACIOS [Visitante]  

Triste noticia, la muerte del Cardenal Rosalio Castillo Lara. Triste porque desaparece de entre nosotros un hombre dedicado a Dios y a sus congéneres. En el San José de los Teques fue compañero de mis hermanos mayores y desde aquello años la amistad de este gran sacerdote honró a la familia Palacios Galindo. Gonzalo Palacios G.

16.10.07 @ 15:18
Comentario De: carlos scott [Visitante]  

De verdad que es una noticia bastante triste... soy exalumno del Liceo San José y toda la comunidad salesiana de esta institución se encuentra de luto por esta noticia... PAZ A SUS RESTOS

16.10.07 @ 18:10
Comentario De: eddcas [Miembro]  

Y es triste que a un hombre de ese valor y esa entereza, dedicado al bien del país, se le haya agredido de la manera cobarde en que l agredió el chavismo. La comunidad salesiana y el país entero deben estar orgullosos de que haya existido.

16.10.07 @ 18:42
Comentario De: Luisa Fernanda Gonzalez R [Visitante]  

Sin duda alguna es una gran perdida, conoci al Cardenal Castillo Lara desde que era una niña, mi familia era muy cercana a el, compartimos momentos maravillosos.
Hasta el final de sus dias fue una persona muy sensata y correcta un ejemplo de hombre a seguir.

QEPD

16.10.07 @ 20:30
Comentario De: eddcas [Miembro]  

Luisa Fernanda:
La tristeza que compartimos es de todos los venezolanos decentes, pero afecta en especial a los que estuvieron cerca del Cardenal, cerca de su bondad, de su amabilidad, de su hombría de bien. Gracias, muchas gracias por su amable recuerdo.

17.10.07 @ 00:24
Comentario De: Doctor [Visitante]  

Que idea más interesante la que he leído expuesta... sí... :)

Un saludo,
Doctor, crítico de Blogs

17.10.07 @ 03:14
Comentario De: Rafael Díaz Casanova [Visitante]  

Querido primo: Como siempre, acertado.
Te cuento: En 1992, esta en mi oficina en el Banco de Venezuela y mi secretaria me anuncia la visita del Cardenal. Yo, evidentemente, no lo conocía.
Venìa a hacer unas gestiones en el banco. Lo atendí y lo conduje a la persona que debía resolverle su inquietud.
Pasado un rato regresó a mi oficina a darme las gracias y me regaló una pocas monedas del Vaticano que naturalmente, conservamos como algo de mucho valor...sentimental.
Años más tarde lo frecuenté casa de Emilio Conde Jahn.
Un hombre de verdad. Una pérdida irreparable, un abrazo,
Rafael

17.10.07 @ 06:04
Comentario De: Samir [Visitante]

CON SOLO NOMBRAR AL CARDENAL. CASTILLO LARA
ME ARROPA UN MANTO DE PAZ. Y TRANQUILIDAD
SU DESAPARICION FISICA FUE UNA GRAND PERDIDA PARA
NOSOTROS LOS VENEZOLANOS HUMILDES Y CORRECTOS
SIEMPRE LO TENGO EN MI MENTE COMO RECURSO ESPIRITUAL. EN ESTOS DIAS QUE NOS ESTAMOS ODIANDO
GRACIAS AL GOBIERNO COMUNISTA Y TOTALITARIO DE H CH. FRIAS.
MAS AUN. LO. INVOCO Y LE PIDO FUERZAAAA

02.07.11 @ 17:49