Literatura - Política - Arte

face twitter

Un espacio dedicado a la literatura, las artes y temas de actualidad que puedan interesarle a todo el que piense y quiera un mundo mejor.

40 años de "Piedra de Mar"

31.05.08 | por Roberto Lovera De Sola [mail] | Categorías: Opinión, Crítica, Colaboradores, Venezuela, Libros, Novela, Roberto J. Lovera de Sola

Francisco MassianiEs mucho lo que significa que Piedra de mar de Francisco Massiani cumpla cuatro décadas de su primera edición y siga atrayendo público, conquistando nuevos lectores, fascinando a quien se acerque a sus páginas. Por ello volvemos a ella otra vez, a un libro que no hemos dejado leer periódicamente desde que la descubrimos cuando apareció su edición príncipe. Bienvenida Piedra de mar ayer como hoy, la puerta siempre está abierta para escuchar otra vez los latidos de la escritura de este creador a quien los nuevos escritores y las nuevas escritoras de hoy tienen ya como un maestro pleno. Y lo es. Definitivamente.
Cada tanto tiempo, a veces periódicamente, se habla en los ambientes culturales del país sobre la crisis de nuestra narrativa. Es una de las tantas cosas falsas que se dicen. Dichas generalmente por quienes quieren excusarse de leer cuidadosamente la producción o expresado por quienes no han logrado nunca vertebrar una obra seria y libre de mediocridad. En verdad la realidad es otra. Nuestro cuento y nuestra novela están en pie, y tienen una serie de representantes que la están trabajando muy en serio, sólo que esos escritores de ficción no pertenecen al grupo de quienes hablan y no trabajan, sino que son del grupo de los que alejados del bullicio y de las habladurías de las bares y de los cafetines están dedicados a una obra de trabajo, de lectura, de estudio y de creación. Basta para ello recordar entre las obras publicadas a fines de los años sesenta, tiempo durante el cual apareció la novela que vamos a comentar, a libros como La mala vida. (Montevideo: Arca, 1968. 259 p.) de Salvador Garmendia (1928-2001), uno de los talentos mas indiscutibles de nuestra ficción; o Juego limpio.(Caracas :Monte Avila Editores, 1968. 125 p.) de Esdras Parra, volumen en el cual está un cuento de la belleza y firmeza de “Por el norte el mar de las antillas”; o las ficciones breves de Otra memoria. (Caracas: Monte Avila Editores, 1968. 137 p.) de Jesús Alberto León, la primera serie de los Ejercicios narrativos.(Cumaná: Universidad de Oriente, 1967. 54 p.) de José Balza o la bella y rotunda novela de Rodolfo Izaguirre Alacranes. (Caracas: Universidad Central de Venezuela, 1968. 148 p.). Si conocemos estas creaciones nuestra opinión sobre nuestras invenciones narrativas será sin duda muy diferente.
Este es el mismo criterio que emerge tras la lectura de la primera novela de Francisco Massiani: Piedra de mar. (Caracas: Monte Avila Editores, 1968. 129 p.),una novela bien escrita, laboriosamente elaborada, con un tema no se había tratado en toda su profundidad en nuestra ficción.
Cuando Francisco Massiani(1944) publicó Piedra... tenía veinte y cuatro años y había publicado también dos relatos que habían llamado la atención de sus primeros lectores. Nos referimos a “Mamá se pone triste” y “Quizá la lluvia”, ambos insertos, dos años mas tarde, en su libro de narraciones cortas Las primeras hojas de la noche (Caracas: Monte Avila Editores, 1970. 131 p.) ahora recogidos también en el volumen Relatos. (Caracas: Monte Avila Editores, 1991. 215 p.). En aquel momento, después del 23 de noviembre de 1968, fecha del colofón de Piedra..., sabíamos también que Massiani era dibujante, después expuso sus composiciones pictóricas. Había publicado también, en aquellos días felices para nosotros los hombres y mujeres de su generación, a pocos meses del Mayo francés, entre los cuales se contaba también este cronista, diversas notas sobre arte y literatura.
De los relatos a la novela hay un gran trecho. Hay días y horas de intensa labor. En esta novela se cumple aquello de que “nuestra época es la del trabajo bien hecho, le agrada al hombre de hoy rendir labor técnicamente impecable”, como escribió en aquellos mismos días el maestro Guillermo Meneses (1911-1978) en su libro de ensayos Espejos y disfraces. (ed. 1967, p.8).
Piedra de mar es la historia de un grupo de adolescentes caraqueños de los sesenta, la historia de la mayoría de jóvenes que habitan en la ciudad, que viven una vida mediocre, que sólo se preocupan por vivir y nada más y quienes no se preguntan por su futuro. Y es a la vez la historia de Corcho, el protagonista, que sí se inquieta, que sí se pregunta. Massiani plantea a primera vista algo que muchas veces nos hemos preguntado: ¿a dónde irá a parar la mayoría de esa juventud despreocupada que vive en nuestra urbe? Pero hay esperanzas. Corcho se interroga sobre la vida y quiere vivirla con intensidad. Y se enfrenta al problema vital para él que es adolescente: se encara ante amor. Intuye soluciones. Ve que vive en una ciudad mediocre, en una metrópolis que impide la vida espiritual; es valiente, deja los estudios para escribir su novela. Ama intensamente pero sin prejuicios. Se crea así una novela muy vital.
Un examen crítico de Piedra... nos va a llevar a ver en ella una serie de valores. Sus personajes están extraídos del medio caraqueño de clase media. Cada uno tipifica un tipo de muchacho con el cual nos hemos cruzado. Desde el que vive para sus fiestas y sus mujeres, hasta el que se pasa todo el día leyendo, y es el apropiado para hacerle una pregunta de psicología. Massiani incorporó a su novela a los “pequeños seres” del existir cotidiano de la urbe, a los que nuestra opulenta sociedad de consumo condena día a día: el chofer de carro libre, el limpiabotas, Lucy la mesonera, el policía, Sonia la Caminadora, Juan el Mesonero. De todas maneras no crea personajes, mas bien elabora una buena atmósfera en la cual ellos viven.
El ambiente de la novela es Caracas, fundamentalmente la zona del este, La Florida y Sabana Grande en particular, y el litoral. Utiliza Massiani un lenguaje convincente e incorpora a la novela el vocabulario que hablan nuestros muchachos, por esto encontramos en sus páginas: “toda esa paja” (p.78), ”estaba chorreado” (p.28), ”hay bonche” (p.45), ”no me embarques” (p.72), ”No joda” (p.26), “quieres peo” (p.28), “estás ladillado” (p.29), ”Muérete” (p.77), ”se armaba el relajo” (p.92), “me chorreo” (p.29), “no es coba”( p.52), “meter coba” (p.79), “le echa pichón a la cosa” (p.80), “me está atacando” (p.80), “me choreé todo” (p.98). Logra Massiani así crear una literatura veraz, una expresión diáfana en unos pasajes, bella en otros, que llama la atención de quien lea.
Una falla le hemos encontrado en el pasaje de la fiesta: es excesivamente largo, podría ser mucho más corto, no dar tantas vueltas y decir otras cosas, que son también importantes.
Por otra parte el capítulo de la llegada a la ventana de Carolina es excelente, intenso, de gran suspenso, bien logrado, con gran economía de vocablos. Allí se dice lo que se tiene que decir y basta. El lector se siente partícipe de la acción: entra, habla, se mete bajo la cama, salta y sale corriendo sin zapatos y con el dedo gordo del pie herido.
Como primera novela Piedra... mereció toda la atención desde su primera edición. Diez y siete ediciones posteriores ratificaron su esplendor. Massiani logró novelar a los adolescentes creando para ello todo un reino imaginario en donde ellos viven, universo ratificado luego en sus cuatro libros de relatos, mirando la primera juventud, el despertar adolescente a la vida, desde un punto de vista nunca intentado entre nosotros. Novelas de este tipo se habían escrito entre nosotros. José Antonio Rial, por ejemplo, lo había tratado en su Jezabel. (Buenos Aires: Losada, 1965. 213 p.) pero nunca podía ser la suya una visión de un novelista joven que como Massiani quien recreaba su propia vida, sus propias vivencias, se narraba así mismo. Massiani continuó el camino emprendido en sus libros siguientes, estos ratificaron lo prometido, mejoró cada día por medio de una autocrítica fervorosa, hizo posible lo que sus primeros lectores desearon al terminar Piedra...: seguir leyendo otros escritos del mismo autor.
Y deseaban seguir metiéndose en los universos de este autor porque él al concebir Piedra... se había apartado de las fuentes tradicionales de la novela venezolana y había escrito un libro nuevo: una obra plenamente urbana, lo cual era hasta ese momento una de las carencias de nuestra ficción. Logró hacer una obra intimista, confesional, coloquial, fresca en su escritura. En sus páginas hallamos como un escritor en formación, su propio protagonista, escribe una novela, que es la misma que leemos cuando tenemos en nuestras manos a Piedra..., a partir de su propio Diario (p.31), mirándose así mismo como se lee en esto trozo: ”Quería pensar. Quería saber de mí. Necesitaba saber quién era” (p.118). Y lo hace mirándose así mismo, a sus amigos, vacilando a todo lo largo de la narración entre lo que sucede y aquello que puede inventar con su imaginación. Por ello escribe: “¿Me perdonarían mentir por cuatro páginas?” (p.52). Y está angustiado existencialmente por aquello que puede venir en su vida Y todo ello “Porque sencillamente estoy aterrado, como lo estaba ayer, de pensar en el futuro. El maldito futuro” (p.45).

Roberto J. Lovera de SolaROBERTO J. LOVERA DE SOLA Crítico literario y autor de varios libros y de numerosísimas artículos en su especialidad. Nació en Caracas en marzo de 1946. Siguió estudios en varios colegios de Caracas y Mérida, en la UCAB y en la UCV. Ha realizado investigaciones en diversas instituciones venezolanas y extranjeras, entre ellas el Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos (CELARG), Fundarte y la Northwestern University Library, Evanston, Illinois, Estados Unidos.

 

 
Permalink

7 comentarios

Comentario De: andrae [Visitante]

necesito saber como es el lenguaje utilizado en la novela
si es culti o inculto*

17.02.09 @ 10:18
Comentario De: JOSÉ ALBERTO MEDINA MOLERO [Visitante]

Afortundamente, la realidad venezolana de los últimos tres años muestra que hay un buen número de jóvenes, que no sólo piensan en su futuro, si no que atúan decididamente para construirlo dentro de escenarios de libertad, justicia y verdadero progreso para todos. Hay mucho "Corcho" por alli soñando con un mejor mañana....

17.02.09 @ 14:42
Comentario De: freso [Visitante]

gracias massiani buen libro una pregunta donde se realizan estos sucesos hehee

22.06.09 @ 00:55
Comentario De: roberto colina [Visitante]

quiero saber que semejanza hay entre sonia y isabel? PORFAVOR DIGAMEEE!!

16.02.12 @ 14:24
Comentario De: roberto colina [Visitante]  

PORFAVOR digamen que semejanza existe entre sonia e isabel, tengan corazon respondann. URGENTE. esperare su respuesta

27.02.12 @ 15:41
Comentario De: ray [Visitante]  

quisiera que por favor me diga cual es el gusto estetico que contiene la novela piedra del mar...es urgente para realizar un trabajo...plisss

10.04.12 @ 00:18
Comentario De: franyeli [Visitante]

cuales so los personajes al iniciar la novela de piedra de mar

13.07.14 @ 16:08
de Eduardo Casanova

Buscar

Publicidad

Contenido

Portales de Blogs

Bitacoras.com

BloGalaxia

Blogarama - The Blog Directory

Books Blogs - BlogCatalog Blog Directory

Literature Blogs - Blog Top Sites

Globe of Blogs

Blog Directory

http://labs.ebuzzing.es

free open source blog